Saqués bate su propio récord por un mes y trece días

Joan Carrillo y Tino Saqués. Foto: CD Lugo

Lugo ha vivido tiempos convulsos en el fútbol, pero si se hiciese un estudio desde 1906, tras la fundación del Club Deportivo de Lugo, que no es el actual, pasando por la Lucense, y eso que desapareció tras estar en Segunda, o del desaparecido Polvorín, que precedió a los rojiblancos en el fútbol estatal, pocas veces, o ninguna, hubo tanto jaleo como con Saqués.

Ni en las viejas batallas en El Polvorín, en Montirón, o en los dos Ángel Carro (el primero que antes fue Los Miñones, y el actual, con nombre indefinido durante unos cuantos años, pues unas veces Ángel Carro y otras El Miño), se recuerdan momentos tan convulsos en el mundo balompédico lucense como los que provoca Constantino Saques.

Desde la época de Eliseo Corral, hace casi veinte años, el C.D. Lugo no ha vivido situaciones conflictivas al límite negativo de lo que fuese. El Lugo ya no es noticia porque vaya a descender, sino por el fusilamiento constante de técnicos por parte de Saqués. Su dedo índice no para de agitarse a la hora de dar el paseo a entrenadores. Esta semana acaba de empatarse a sí mismo en número, pero superarse en tiempo.

Es el primer presidente en la historia del club que ha fulminado a tres entrenadores antes del remate de una misma temporada. El hombre de los frigoríficos se emula en el disparate de la temporada 2020/21 cuando cepilló, uno tras otro, a Juanfran (12/10/2020), Nafti (28/02/2021) y a Luis César (19/04/2021). Esta temporada le llevó menos hacer lo mismo. Primero retiró de la circulación a Hernán Pérez (23/11/2022), después a Fran Justo (31/01/2023) y por último a Joan Carrillo (06/03/2023). ¿Será capaz de abrir la puerta a Íñigo Vélez para superarse a sí mismo otro poco más? Tiempo le queda.