El Lugo ya es colista tras empatar ante el Zaragoza

Tras el empate sin goles vivido hoy en el Anxo Carro, los rojiblancos ven la salvación a 12 puntos de distancia.

Un mundo teniendo en cuenta que quedan 36 en juego. El fútbol siempre ha tenido y tendrá grandes gestas, pero esta se avecina casi imposible. Hay que perseguirla, por respeto a la camiseta y a la afición, en especial a los muchísimos niños y niñas que hoy intentaron llevar en volandas a los lucenses.

Durante la semana el club hizo un llamamiento a la afición y esta no falló. El Anxo Carro registró la mejor entrada de la campaña, pero el equipo dirigido por Joan Carrillo no fue capaz de regalar la victoria a sus siareiros.

El empate es muy amargo, e incluso hace descender un puesto más en la clasificación, colocando al Lugo como farolillo de la Liga SmartBank.

Alguna que otra acción de Bebé, con cruceta incluida en el minuto 1 de juego, transmitía cierta sensación de peligro a un partido aburrido con poco que contar en lo futbolístico. De hecho, esta fue la situación más destacada hasta el paso por los vestuarios. Un Lugo serio en defensa dificultaba que el Zaragoza encontrase espacios de camino al gol.

En el segundo tiempo el Zaragoza mantuvo la posesión de balón, intentando castigar físicamente al Lugo. Sin embargo ni la defensa ni Whalley sufrieron en demasía. Únicamente Giuliano Simeone, hijo del entrenador del Atlético de Madrid, gozó de una clara ocasión tras aprovechar su gran velocidad y colarse en las profundidades de la zaga local. Por fortuna, su disparo se fue por poco.

Los cambios no hicieron cambiar la tónica del envite, aunque bien es cierto que Jaume Cuéllar lo intentó, aunque sus lanzamientos e internadas terminaban sin ser correctamente ejecutadas.

Reparto de puntos que de nada sirve al Lugo

El Zaragoza continúa fuera del descenso, aunque no puede dormirse, ya que no tiene mucho colchón. Venía a ganar y no lo logró, aunque al menos puede dormir con cierta tranquilidad. Por su parte el Lugo sigue desperdiciendo ocasiones de engancharse a la permanencia y estas no son ilimitadas. Solamente un final de temporada espectacular puede terminar con los alvibermellos consiguiendo el objetivo. Va a ser difícil, por no decir imposible, pero mientras las matemáticas lo permitan… ¿Por qué no soñar?