El Celta rescata un punto en el 93′ ante un Sevilla con 10

Los jugadores del Celta celebrando el gol de Paciencia
Los jugadores del Celta celebrando el gol de Paciencia | Redes @RCCelta

Los celestes se vieron en una desventaja de dos goles a pesar de jugar con un hombre más durante 70 minutos y lograron el empate en el tramo final gracias a los tantos de Miguel Rodríguez y Gonçalo Paciencia

Sevilla FC y RC Celta han resuelto su duelo directo con un empate 2-2 que a los celestes les sabe a gloria por como pintaba el resultado a cinco minutos para el final. Un encuentro que ha tenido de todo, empezando por la expulsión por doble tarjeta amarilla de Pape Gueye pasado el primer cuarto de hora, la cual decantaba el partido a favor del cuadro de Carlos Carvalhal.

Pero nada más lejos de la realidad, ya que el conjunto hispalense sería capaz de adelantarse en el marcador antes de llegar al descanso gracias a un cabezazo de En-Nesyri a la salida de un córner. Una renta que aumentaría a falta de diez minutos para el final del partido, cuando Marcos Acuña sacó su zurda a pasear para batir a Iván Villar con un cañonazo teledirigido a la esquina izquierda de la portería.

El Celta, que había tenido el control de la pelota durante todo el encuentro, cansando a su rival y buscando espacios que no terminaban de aparecer, encontró su premio en el tiempo de descuento. Primero, a partir de una jugada combinativa entre Iago Aspas y Larsen que terminaría Miguel Rodríguez con un disparo de interior, ajustado al palo. Y después, con un remate de cabeza de Paciencia a centro de Hugo Mallo, ante el que nada pudo hacer Dmitrovic. Los revulsivos de Carvalhal salvaban así un punto trascendental ante un rival directo.

Un empate que momentáneamente deja a los celestes en la 9ª posición con 36 puntos, mientras que los sevillistas ocupan la 13ª con 32. Así pues, resultado clave para mantenerse en la pelea por la 7ª plaza, que podría dar acceso a competición europea, y también para mantener la ventaja con un rival directo.

El próximo encuentro del Celta se vivirá en el Abanca Balaídos y será el lunes 17 de abril a las 21:00. El rival, un Mallorca FC que se encuentra 12º a tres puntos de los celestes con su partido ante el Real Valladolid todavía por disputarse.

El Celta muy lento y sin crear peligro

El Celta jugó gran parte del encuentro con un hombre más sobre el terreno de juego, lo que le permitió controlar la posesión y el ritmo del partido. Sin embargo, las ocasiones brillaron por su ausencia. El movimiento de balón se producía muy lejos de la portería, ya que el Sevilla cerró líneas y concentró muchos hombres en su propio campo.

Los celestes solo tuvieron dos ocasiones en todo el primer tiempo. Una de ellas partió de un centro de Hugo Mallo desde la derecha que dejó pasar entre las piernas Iago Aspas, provocando un mal despeje de Badé, quién fue capaz de rectificar y rechazar la pelota sobre la línea de gol. La segunda, un disparo desde dentro del área de Renato Tapia que se marchó desviado.

El cuadro dirigido por Carlos Carvalhal no solo se marchaba al descanso con problemas en ataque, sino también con el 1-0 de En-Nesyri, quién se impuso a toda la zaga viguesa para rematar en el primer palo un córner que sacó Suso. Cabezazo inapelable y libre de marca del delantero marroquí, que generó el enfado de Iván Villar.

Y de repente, Miguel Rodríguez

El segundo tiempo no fue mucho mejor que el primero hasta los minutos finales. Los celestes seguían con dificultades en la creación de juego en el último tercio del campo, donde el más activo fue Paciencia con un disparo al palo y otro desde lejos que atrapó Dmitrovic.

Junto al portugués, el otro nombre del partido fue el de Miguel Rodríguez. Ambos fueron los últimos cambios de Carvalhal para intentar darle la vuelta al encuentro antes de que Marcos Acuña pusiera más tierra de por medio con un zambombazo desde lejos. El argentino se sacó un zurdazo al ángulo, ante el que no pudo llegar un Iván Villar que tuvo poco trabajo, y que además poco puede hacer en los goles.

Así pues, el Celta no aprovechó su superioridad numérica hasta el minuto 89′, cuando Iago Aspas y Larsen conectaron para la finalización de Miguel Rodríguez. El de Moaña recibió dentro del área, se la dejó de taco al delantero noruego, que vio la llegada al borde del área de Miguel, quién no se lo pensó dos veces, de primeras y con el interior colocó el balón ajustado al palo para recortar distancias.

Un tanto que revivió las esperanzas de poder sumar un punto. Un final de infarto el vivido en el Ramón Sánchez Pizjuán, que terminaría con alegría visitante. Hugo Mallo recibió la pelota en línea de fondo de la banda derecha y puso un centro al área que remató Paciencia a la escuadra, desatando la locura de los jugadores celestes y de la afición desplazada a Nervión.

Tras el empate el colegiado expulsaría a Acuña por las protestas posteriores al gol, dejando al Sevilla con 9. Y todavía hubo tiempo para una más, muy parecida a la del gol, esta vez con Galán en el centro, pero el remate de Paciencia salió algo blandito y fácil para el guardameta.

Así pues, el Celta no supo aprovechar la ventaja numérica, pero da por bueno el punto cosechado después de verse dos goles abajo en el marcador. Partido flojo por parte de Carvalhal y los suyos, que siguen sumando.