El Victoria reina en Coruña (VIDEO)

El conjunto de Corbillón hizo historia levantando la primera copa coruñesa de su historia, tras vencer al conjunto de Vilaboa, que volvía a disputar una final, 25 años después.

Para ello, tuvo que hacer valor su papel de favorito ante un Olímpico (una categoría inferior), que pese a estar por debajo del marcador desde prácticamente el pitido inicial, no dió en ningún momento el brazo a torcer, pese a la superioridad en cuanto a ritmo e intensidad de las cebras.

La tarde comenzó con un Olímpico llegando al estadio arropado por un centenar de aficionados que con la ayuda de sus voces, bombos y alguna que otra bengala, alentaron a los suyos en el que quizás fue el día más importante de sus vidas futbolísticas. Mientras, los seguidores blanquinegros, copaban las terrazas anexas al Estadio de Riazor, esperando a que llegase la hora del encuentro, para hacer lo mismo con sus jugadores.

Dominio blanquinegro

Por lo que respecta al encuentro, este comenzó con un Victoria mucho más metido y con algo más de ritmo, posicionado en un 5-3-2 (sin balón) y en bloque medio, a la espera de aprovechar cualquier error de los de Vilaboa, para lanzarse al ataque. Ejemplo de ello, fue el primer gol (minuto 5) en donde la zaga rojilla no está del todo acertada en la disputa de un balón aéreo, que acabó en los pies de Jorge Otero que completamente solo delante de David Pena, fue quien de colocar el primer tanto de la tarde, gracias a un perfecto lanzamiento raso al palo largo, totalmente imposible para el meta de Carballo.

No fue hasta pasado el minuto 15, cuando el Olímpico pudo tomar algo más de respiro (en parte, debido al enorme trabajo defensivo del conjunto coruñés, compacto y con unas basculaciones adecuadas), permitiéndole de esta forma comenzar a generar los primeros acercamientos, sin demasiado peligro para el meta del Victoria, Jano, principalmente por la banda de Adrián Remuñan.

Una banda a partir de la cual, los de Javi García comenzaron a insistir cada vez más, puesto que el sistema plantado por su rival les impedía progresar por dentro, siendo tanto este sector lateral protagonizado por Remu, como el opuesto protagonizado por Mespo, las dos principales fuentes a partir de las cuales poder obtener algo más de profundidad en su juego.

Precisamente de los pies de Remu, nacerían las dos grandes ocasiones de los de Vilaboa cada vez más cómodos en el encuentro (poniendo en primer lugar un centro lateral que Maka no lograría conectar, y posteriormente, por medio de una volea lejana), frente a un Victoria que estaba viendo como apenas le duraba el balón en los pies.

Algo en lo que insistió reiteradamente desde el banquillo a lo largo de todo el partido su técnico, Claudio Corbillón (enfadado por las numerosas pérdidas), en esa idea de defenderse con balón por medio de posesiones largas que creyesen al Olímpico (con la necesidad de ir a por el partido), para a partir de esos espacios libres generados, poder generar peligro.

No obstante el marcador no se movió, sirviendo por el momento al Victoria ese solitario y tempranero gol de su referente en ataque, Otero, para ponerse por delante en esta final, marcada no solo por el gran ambiente en las gradas, sino también por el magnífico estado en el que se encontraba el césped de Riazor, pese a la lluvia incesante que protagonizó la tarde de ayer en A Coruña.

A la vuelta de los vestuarios, la tónica del encuentro continuó siendo la misma, con un Olímpico protagonista con el balón y un Victoria, cómodo dentro de su plan de partido, en el que la idea principal siguió siendo la de esperar a que el Olímpico cometiera un error, para una vez recuperado el balón, comenzar a manejar el ritmo del encuentro como ellos quisieran.

Demasiado castigo

Para poder asegurarse de esto, Corbillón decidió introducir en el minuto 66 a Miguel Fernández (Migui), que tan solo un minuto después de su entrada, se encontró con un balón al borde del área, que mediante un disparo medido al segundo palo, le permitió a los suyos colocar el 2-0 en el marcador, y con esto, adoptar una pequeña inyección de aire y tranquilidad.

Todo un mazazo para los de Javi García, que mudaron su 4-2-3-1 con el que vienen acostumbrando, a un 4-3-3 con Remu como interior y Jorge Longueira en posiciones de ataque (con el fin de ganar el máximo de disputas posibles), y que tuvieron que ver cómo unos minutos después, Dani Fernández “Carnota” colocó el 3-0 con un majestuoso remate de cabeza, ante el cual David “Verdi” apenas pudo hacer nada.

Ante esta situación y con un hombre menos por la expulsión de Guille al agarrar a Otero cuando este se plantaba solo delante del meta olímpico, Javi optó por brindarle un homenaje a parte de su plantilla por la histórica temporada que han hecho, introduciendo al meta Sergio o al atacante Mateo Pedraz, en sustitución de los ya citados (y buques insignias a lo largo de esta temporada), David Pena y Jorge Longueira, quien abandonaba el cesped de Riazor entre lágrimas, dejando ver que este se trataba de su último encuentro con la zamarra rojilla, al contar con numerosas ofertas de conjuntos de categorías superiores.

Lo mismo hizo Corbillón, dando entrada a jugadores como Óscar “La Magia”, ex – canterano del Depor y uno de los jugadores mas reconocidos del futbol coruñés, que recibió una enorme ovación nada más ingresar al terreno de juego. Un apodo mas que merecido, como pudieron comprobar los aficionados presentes, en los 10 minutos que el jugador de Montealto estuvo sobre el verde, dejando diversos destellos de calidad.

Con este resultado, el Victoria logra su primera copa coruñesa, mientras que el Olímpico se lleva el cariño no solo de todo un pueblo, sino de gran parte de la ciudad herculina, por el trabajo realizado durante todos estos meses, como así se lo hicieron ver los casi 300 aficionados que coparon la grada de Tribuna del estadio deportivista.

El broche final a la fiesta del fútbol coruñés se selló con la entrega de trofeos por parte de la RFGF y las celebraciones de ambos equipos con sus respectivas aficiones.

FICHA

Fecha: Jueves 8 de junio de 2023 (20:30 h).
Campo: Estadio de Riazor.
Competición: Final de la LXXX Copa de A Coruña

Victoria: Jano, Seoane, Andrés, Sergio Rodriguez, Jorge Otero, Mauriz (Óscar Martínez, 80’), Dani Fernández (Iago, 80’), Sergio Padín, Miguel Dias, Adri Mendez (Cristian, 76’), Diego Expósito (Migui, 66’).

Olímpico: David (Sergio, 84’), Mespo, Jorge (Mateo, 84’), Iago Fernández, Gabri, David Barreiro (Guille, 70’), Pedro Trashorras (Carlos, 70’), Ivan Nuñez, Alejandro Seijo, Adrian Maka (Joel Franqueira, 81’), Adrian Remuñan.

GOLES (1-0): Jorge Otero (1-0, 5’), Migui (2-0, 66’), Dani Fernández (3-0, 72’)

ÁRBITRO: Pablo Rey Rodríguez (colegio coruñés), asistido por Iago Senin, Sergio Castro e Ignacio Crespo.

Amonestaciones: Tarjetas amarillas para Adri Méndez (Victoria), Maka y Carlos Gómez (Olímpico), y tarjeta roja directa (tras un agarrón como último defensor) a Gabri (Olímpico).