El Arosa vence a la UD Ourense en el gran partido de la jornada

La afición del Arosa se volvió a desplazar masivamente a O Couto, demostrando que es una de las mejores de toda la comunidad | Arosa SC

El partido disputado en O Couto supuso una gran fiesta de aficiones y un gran espectáculo futbolístico que acabó con 2-3 para los visitantes

 Arosa y UD Ourense protagonizaron esta tarde en O Couto uno de los mejores choques de la temporada. El conjunto arlequinado se impuso por 2-3 al club ourensano en un encuentro donde se concentraron alrededor de 2000 personas y que tuvo mucho espectáculo durante las dos partes. El Arosa sigue detrás del Fabril, a dos puntos, y tendrá que esperar un pinchazo mientras que la UD Ourense tendrá que seguir remando para mantenerse en play off.

Noventa minutos

  El Arosa comenzó muy fuerte el partido y a los 13 minutos de juego ya se había puesto con dos goles de ventaja en el marcador. Primero, con una gran volea de Iñaki desde la frontal a la salida de un córner y, después, con un tanto de Borja Míguez, que solo tuvo que empujar el balón tras el rechace de Ramón a un fuerte disparo de Sylla. El conjunto ourensano intentó reaccionar antes del descanso pero Táboas atrapó el primer intento de Champi.

 Ya en la segunda mitad, el Arosa volvió a salir de una forma inmejorable y a los tres minutos de juego había marcado el 0-3 en una jugada donde Sylla solo tuvo que cabecear un centro medido de Borja desde banda derecha. Sin embargo, la UD Ourense fue capaz de levantarse al instante y José Pérez recortó distancias en la jugada siguiente tras superar a Táboas con una precisa vaselina.

 A partir de aquí, el conjunto de Jorge de Dios fue el claro dominador y estuvo muy cerca de lograr sacar un punto. El propio José Pérez rozó su doblete con un disparo cruzado que se perdió por muy poco y Manu Núñez puso el 2-3 a falta de 20 minutos para el final luego de una gran jugada personal que finalizó con un colocado disparo al que no pudo llegar el portero visitante. 

 Táboas se erigió como el héroe del equipo de Vilagarcía ya que lo salvó en varias ocasiones. Primero, en una falta desde la frontal lanzada por Champi, después, en una fuerte volea de David Rojo tras un espléndido control y, por último, en una falta lateral que se envenenó y estuvo a punto de producir el 3-3. El arquero vigués echó el candado y los tres puntos volaron hacia O Salnés.